Freddie Mercury, la voz de las voces

Bohemian Rhapsody da nombre a la película sobre Queen

La historia real sobre el tema total de Mercury y sus muchachos, y el primer vídeo musical de la Historia del rock

Hablaremos en esta entrada de la película sobre Queen, Bohemian Rhapsody, que se estrena en el último trimestre de 2018. Concretamente, el 2 de noviembre.

Por ponerte en situación, quien da vida al gran Freddie Mercury es Rami Malek… Pero, si os parece, en Music and Rock nos centraremos en el tema que da nombre a esa producción… Uno de los mejores de la Historia del rock.

Si se atreve, pregunte usted a un joven de menos de 30 añitos, si conoce Bohemian rhapsody de Queen.

Muchos le mirarán raro, otros le cambiarán de tercio, pero usted se dará cuenta claramente que hay que alimentar musicalmente a las generaciones que vienen.

Hablamos, claro está, del emblema de Queen.

Se lanzó como sencillo en el disco A night at the opera, que tomó el título del filme de los Hermanos Marx de 1935.

La mayor singularidad de Bohemian rhapsody es que… ¿te habías fijado? ¡No tiene un estribillo!

Pero es que además, es una sucesión de tiempos, por no decir microtemas, que agitan a todo aquel que acabado haciendo suya esta canción.

Bohemian rhapsody es un tema extraordinario.

El actor Rami Malek da vida a Mercury en la película

Es algo inusual (por desgracia), ya que combina estilos musicales dispares y contiene letras que levitan rompedoras.

Textos basados en el amor pero con referencias al asesinato o al nihilismo.

Contiene una intro, un trozo de balada de piano, un pedazo operístico (qué maravilla) y un espacio para el rock duro (con uno de los mejores solos de guitarra que estos oídos escucharán) y unas colas (su famosa coda) que ya quisieran para sí canciones íntegras.

Todo ello aliñado con la voz única y majestuosa de Freddie, aquel hombre que –también- nos dejó demasiado pronto, para desgracia de la producción musical.

Hasta en seis tramos podemos diseccionar esta obra de arte (0-0:49; 0:49-2:40; 2:40-3:05; 3:05-4:07; 4:07-4:54; 4:54-5:55).

Obra cumbre del siglo XX

No creo que discutamos mucho si digo que estamos ante una de las obras cumbres de la cultura popular musical mundial del siglo XX.

Aquella lista que se sacó de la manga hace unos años la producción especializada Rolling Stone sólo la situaba en el 163 sobre un total de las 500 mejores canciones de la Historia del Rock.

Dejémoslo en una mera queja informal, pero posicionar este temazo ahí es para poner una queja a altas instancias.

Lo dejaremos estar, que dirían los Beatles.

En 1977, solo dos años después de su lanzamiento, la Industria fonográfica británica otorga a Bohemian rhapsody una distinción honorífica.

Formato de single de Bohemian Rhapsody, al modo A night at the opera

A su entender, era el mejor single británico del período 1952-77. Eso me va pareciendo mejor.

Además, fue nombrado por el Libro Guinness de los Récords en 2002 como el mejor single británico de todos los tiempos.

Y, como no pasa de moda (ni lo hará), en 2014, encabeza una encuesta de ITV en el Reino Unido realizada para encontrar Los números 1 favoritos de la nación en más de 60 años de música.

Por delante de Billie Jean de Michael Jackson (2), Someone like you de Adele (3), Don’t look back in anger de Oasis (4) y Hey Jude de The Beatles (5).

El tema más radiado

Como hay gente para todo, en 2004, resultó ser la segunda canción más reproducida en la radio británica

Pero también en clubes y en jukeboxes, sólo por detrás de… no se lo pierdan, A whiter shade of pale de Procol Harum.

Bohemian rhapsody, escrita por el líder de Queen en su casa de Londres, aunque gestada durante bastantes años en la privilegiada cabeza de Mercury, llegó rápido a la cima de la Lista de Singles del Reino Unido.

Formato de single de Bohemian Rhapsody, con portada de un concierto

Allí permaneció durante más de dos meses, lo que permitió a Queen vender más de un millón de copias en apenas tres meses.

Un exitazo que, curiosamente, volvió a ser número 1 en las Islas Británicas en 1991 durante cinco semanas, tras fallecer Mercury.

Dicen las crónicas que el single de A night at the opera, es el tercero más vendido allí, superando los 2 millones de copias.

Y no es de extrañar.

Su grabación comenzó el 24 de agosto de 1975 en Rockfield Studio 1, después de un ensayo de tres semanas en Penrhos Court, cerca de Kington, Herefordshire.

Para realizar la pista, se acudió a cuatro estudios adicionales –Roundhouse, SARM (Este), Scorpion y Wessex-.

Freddie era mucho Freddie

El liderazgo en el grupo del cantantede Zanzíbar era evidente (es considerado una de las personalidades más arrolladoras de la Historia del Rock).

Pero en esta canción queda evidenciado.

Su conocimiento del contexto musical en todo su esplendor, cómo teje esta composición y su puesta en escena…

Baste con decir que utilizó un Bechstein Concert Grand Piano, que movilizó durante toda la gira por el Reino Unido.

Una gira en la que, por cierto, dar vida sobre el escenario a este tema no resultó nada fácil.

El primer vídeo musical

Como curiosidades, debemos indicar aquí que la canción tuvo un video promocional que está considerado el primero de la historia.

Se graba mucho antes (concretamente, seis años) de que echara a rodar aquella trituradora (para bien y para mal) que fue la primigenia MTV.

Una cadena que tantos conejos se sacó de la chistera (sí, para bien y para mal)…

La calidad es la que es, pero la estampa con los cuatro componentes de la banda superpuestos es un clásico de la iconografía popular del pop rock del siglo XX.

 

Al igual que los juegos de luces y disrupciones de la imagen.

La interpretación sobre un escenario…

Un montaje de quilates para la época de la que hablamos, mitad de la década de los 70. Época de muchos cambios y ciertas carestías.

Mucho después, apareció en Los Mundos de Wayne, esa película a la que Los Piratas de Iván Ferreiro dedicaron una canción mediados los noventa.

Aquel vídeo cambió muchas cosas.

De hecho, tras el rotundo éxito que supuso esta canción, se convirtió en algo habitual para las discográficas producir este formato para que los artistas pudieran estar (sin estar) en los programas de televisión como en el caso del Reino Unido Top of the Pops de la BBC.

Uno de los formatos de single de Bohemian Rhapsody

Y llegó el playback

Luego llegaría el playback… La de juego que esto daría durante décadas a muchas televisiones y a tantos y tantos especiales de Año Nuevo…

En concreto Queen llamó a Trillion, una filial de Trident Studios, su antigua empresa de gestión y estudio de grabación.

Contrataron a uno de sus camiones y lo llevaron a Elstree Studios, donde la banda ensayaba para su gira.

El vídeo fue dirigido por Bruce Gowers.

A él se le ocurrió poner tras las cámaras y sobre fotogramas la actuación de la banda en el Rainbow Theatre de Londres un tiempo atrás.

Fue grabado por el cámara Barry Dodd y el asistente del director/gerente del piso, Jim McCutcheon.

Todo se filmó en solo cuatro horas el 10 de noviembre de 1975, con un costo de 4.500 libras, según relata Mark Hodkinson, en libro sobre los primeros años de Queen (2004, Music Sales).

Por su parte, David Roberts, en sus Crónicas del Rock, habla de esta canción señalando que surge en mitad de un disco repleto de folclore tradicional japonés o una peculiarísima versión (ole sus narices) del Good save the Queen (a cargo de May y Taylor).

Una de las bandas que más discos han vendido, se sacó de la chistera su canción-emblema.

Aunque, todo sea dicho, poco conocida por las nuevas generaciones que se quedaron en el We will rock you, We are the Champions y, si me apuras, en The Show must go on.

Cosa que no sería menor para cualquier otro grupo. Pero éste fue superlativo.

Emulando a los hermanos Marx

Aquel disco era A night at the opera, que en 2005 se relanzó acompañado por un DVD con vídeos originales y secuencias de conciertos.

Igualmente incorporaba un extracto con Brian May cantando el Dios salve a la Reina sobre el techo del Palacio de Buckingham… ver para creer.

El disco que incorpora Bohemian Rhapsody, A night at the opera

Justo un año antes, en 2004, Carl Johnston lanzó un documental de casi una hora de duración con la presencia, entre otros, de Richard E. Grant o el productor del álbum, Roy Thomas Baker.

No es por tanto exagerado hablar de una de las piezas maestras de la música.

“Buscáis la fama, pero la fama cuesta, pues aquí es donde vais a empezar a pagar: con sudor”, que diría la profesora Lydia a sus alumnos en aquella serie de los 80 que marcó época, llamada Fame (Fama en España).

Tres semanas en el estudio

Toda la pieza tardó tres semanas en grabarse, y en algunas secciones se cuantificaron hasta 180 grabaciones sobre pistas separadas. Casi nada.

No obstante, hubo alguna parte que salió de corrido: El histórico productor Roy Thomas Baker recuerda que el solo de May se hizo en una sola pista, en lugar de grabar varias como casi toda la composición definitiva.

En cuanto a esa inclusión de un trocito de ópera, tiene su explicación: Bohemian rhapsody parodia muchos elementos diferentes de ese género mediante el uso de estribillos rimbombantes, recitados sarcásticos y términos manipulados.

Aunque no es en puridad una parodia, sino una demostración de su altísima cultura musical.

Pero sí supone un toque de atención a un género que por entonces se veía con recelo por ciertos sectores de la sociedad que miraban a sus intérpretes y seguidores como emblemas del elitismo.

La musicóloga Sheila Whiteley sugiere que “el título se basa fuertemente en la ideología del rock contemporáneo”

También apunta al “individualismo del mundo de los artistas bohemios, con la rapsodia afirmando los ideales románticos del arte rock”.

Ella apunta también que Mercury había estado viviendo con Mary Austin durante siete años, pero acababa de embarcarse en su primera aventura amorosa con un hombre.

En este punto, señala que la canción podría aportar una una visión del estado emocional del genial cantante en ese momento.

“Viviendo con Mary (Mamma, como en Mother Mary) y queriendo separarse (Mamma Mia, déjame ir)”.

Para gustos, colores.

Y para teorías sin tener constancia a ciencia cierta alguna de nada, las que quieran.

Yo soy capaz de inventarme una, si me dan un cuartito de hora para pensar…

Sencillo japonés de Bohemian Rhapsody

El enigma de su letra

Otra cosa es la letra, cuya explicación para Queen era algo parecido a un arcano intocable,  mito que Freddie Mercury se encargó de agrandar en vida y que la banda también hizo causa común.

Teorías hay para todos los gustos (tampoco parece muy esquivo en cuanto a posibles significados el tema).

Pero se dice que en la edición de unos grandes éxitos en Asia, la banda explicaba que Bohemian rhapsody trata sobre un joven que accidentalmente mata a alguien y, como Fausto, vendió su alma al diablo.

En la noche antes de su ejecución, él llama a Dios diciendo:

¡Bismillah! (En el nombre de Dios en árabe), y con la ayuda de los ángeles, recupera su alma de Shaitan (El diablo en árabe).

Sea como fuere, el tema sí es mítico.

Una bendición para los oídos. Y, según las interpretaciones, con su gong final, representando la salvación de ese alma atormentada.

Leyendas y más leyendas

Para otros, la creación de Mercury se centra en Centro Europa.

En un territorio especialmente presente en la escenografía de Queen, la Bohemia, y el paso al infierno del protagonista… Para otros, lo hemos visto más arriba, fue una manera ininteligible para salir del armario.

Interior del single de QueenOtra explicación apunta a la novela de Albert Camus El extranjero, en la que un joven confiesa un asesinato impulsivo y tiene una epifanía antes de ser ejecutado, como probable inspiración.

Conviene traer también a colación aquí aquello que en 2009, el crítico musical de The Guardian, Tom Service, escribió.

Tras examinar la relación de la canción con las tradiciones de la música clásica, describió su popularidad como uno de los fenómenos musicales más extraños que existen.

Para él, ”los precedentes de Bohemian rhapsody se encuentran tanto en las tradiciones clásicas del siglo XIX de ensoñaciones rapsódicas, casi improvisadas, como las obras para piano de Schumann o Chopin o los poemas de tono de Strauss o Liszt, como lo son en el rock progresivo o el pop contemporáneo de 1975.

Eso es porque la canción maneja una prestidigitación musical que solo un puñado de verdaderos maestros-músicos han logrado.

Ofrece la ilusión de que es una gran variedad de estilos.

Desde la introducción, la balada hasta el exceso de ópera, el hard rock, a cola reflexiva.

Se unifican en una sola declaración, un drama que de alguna manera tiene sentido.

Es un ejemplo clásico de la unidad en la diversidad que los comentaristas musicales de alto nivel han escuchado en las sinfonías de Beethoven o las óperas de Mozart.

Y eso es exactamente lo que es la pieza: un poema en miniatura de ópera-rapsódica-sinfonía”.

Tip de instagram con la letra de Bohemian Rhapsody de Queen

FICHA

Queen – Bohemian Rapsody

Grupo: Queen

Disco: A night at the opera

Música: Queen

Letra: Freddie Mercury

Productor: Roy Thomas Baker y Queen

Posición en el disco: 11

Duración: 5:55

Grabación: Agosto – septiembre de 1975, en los estudios Rockfield 1 (Gales);.

Tambiéns e grabó en Roundhouse (Londres), SARM, ScorpionHaines 2005 y Wessex.

Lanzamiento: 31 de octubre de 1975

Discográfica: EMI Elektra. Parlophone, Hollywood.

Botón de Dale al playBotón de letra

Botón con la imagen de partituraBotón de vídeo

Botón de All Music

Y ya, para finalizar…

Os recomiendo encarecidamente que escuchéis estos dos audios.

Ese enlace me lo hizo llegar el bueno del músico y sin embargo amigo  Santiago Lorenzo Rodríguez

La ventana. Cadena SER. La ópera sin miedo. Descubrimos Bohemian Rhapsody Parte 1

La ventana. Cadena SER. La ópera sin miedo. Descubrimos Bohemian Rhapsody Parte 2

Bohemian Rhapsody da nombre a la película sobre Queen
5 (100%) 1 vote

2 comentarios en “Bohemian Rhapsody da nombre a la película sobre Queen”

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.