Una batería y un bajo (o una guitarra) bastan para derribar muros en el deporte

Del garaje rock al rock de masas y en estadios

Clica esta imagen y escucha el podcasta

Seven Nation Army se ha convertido en un clásico moderno de los espectáculos deportivos y volverá a ser la canción del mundial. Una canción quinceañera (se lanza en marzo del 03) que inyecta energía a quien la escucha. Que arropa celebraciones y calentamientos, como en su día lo fueron otros temas. Sí, esos dos de Queen en los que estás pensando, como también el Eye of the tiger de Survivor

Estamos ante un tema colosal, cierto, pero de una factura simple. Sencilla más bien. Ya me habréis leído decir aquello que lo sencillo casi siempre es lo más difícil de lograr. El motivo: el malestar de White (Jack) con el peso de la fama.

Es la primera canción en la que White Stripes introdujo el bajo (aunque la pareja artística no quiso “reconocerlo” en los créditos del álbum). El tema se incluyó en el álbum Elephant, el cuarto de la formación que se hizo famosa por combinar sólo voz, guitarra y batería.Interior del single de The White Stripes

Lo del bajo, la verdad, parece evidente, aunque no acaba de estar claro. Hay quien insiste en que se trata de una guitarra semiacústica con pedal (Digitech Wammy) que bajaba una octava. Concretamente, una Kay Hollowbody. Quién sabe…

Mejor canción de 2004

The White Stripes había publicado ya canciones que eran auténticos cañones, como Dead leaves and the dirty ground, que abría su anterior trabajo (White blood cells). Pero lo bueno de los grandes grupos es que trabajan por mejorar. Y ellos, lo lograron. La crítica, comiendo en sus manos.

Seven nation army ganó el Grammy a la mejor canción rock de 2004, si bien dos años después tendría su coronación definitiva. ¿Que cómo? Pues bien, aunque la vida da sorpresas, fue en el mundial del 2006. Aquel que ganó Italia contra todo pronóstico. En aquel campeonato los tifossi italianos se pusieron a corear como locos “Siamo campioni del mondo” tomando como base la canción de Jack White.

Pero fueron los aficionados del Brujas, en octubre de 2002, los primeros en tararearlos en un estadio, momentos después de haber escuchado el tema en un bar de Milán. Minutos más tarde en San Siro (o Giusseppe Meazza, ya sabéis) salía de la garganta de aquellos hinchas por vez primera el conocido tarareo. No era para menos, habían ganado 0-1 a un gigante europeo.

Caricatura de The White Stripes

La confirmación de un himno

Tres años más tarde, los seguidores de la Roma visitaron la ciudad belga y –estos sí- acapararon el tema, que por extensión trasladarían a su selección nacional. Del Estadio Jan Breydel al mundo.

Jack White, que por aquel entonces estaba hasta la coronilla de las tonterías que las revistas publicaban sobre Meg y él, sí reflexionó sobre este hecho: “Es la caña que gente adopte tu melodía, la lleve a la música popular, y la coloque en un panteón de música folk”, aseguró en su día.

Imagen de The White Stripes

Esa coletilla musical, el himno futbolero se expandió hasta otros deportes como el automovilismo y el motociclismo. Apoteósico. Sorprendente cuanto menos.

La eclosión: en Austria

De hecho, en el mundial de Sudáfrica (2010) se pudo escuchar, aunque rotundamente eclosionó un poco antes, en la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008. Aquella que ganó España, tras cuatro décadas de sequía.

Contaba el bueno de Luis Ángel Reglero, periodista (y mejor persona) como quien esto pica, que en la final de Kiev (Eurocopa 2012, también ganada por la Roja), al ritmo del estribillo la hinchada española cantaba “Somos campeones del mundo”, mientras los italianos reponían, con sorna, “Solo tenéis una estrella”. Sanos piques.

En ese año, prácticamente cada gol que lograba un equipo iba acompañado del coro que podemos resumir en “lo lo ro ro ro ro ro”… En Italia es conocida como la canción Po po po. Cuestión de idiomas…Interior sencillo White Stripes

El tema se viralizó, y ese virus (entiéndaseme) permanece, por ejemplo entre algunos equipos de Primera y Segunda División de España. Sana infección, la verdad. En los éxitos del Bayern de Munich suena este temazo. Más si Lewandowski, James y compañía rompen la pelota contra la red contraria.

Un año más tarde, fue en el basket donde empezó a usarse. Concretamente, por parte de los seguidores de los Heat de Miami, cuando los hombres en chándal saltaban a la pista. En fútbol americano hicieron lo propio los Baltimore Ravens. O los New York Knicks.

La historia del tema

Cuentan las crónicas que John Anthony Gillis (así reza el documento de identidad de Jack White) estaba convencido de niño de que el Salvation Army, en realidad era el Seven Nation Army. Hablamos de un movimiento que apoyaba a excluidos sociales desde el siglo XIX en esa zona de Estados Unidos, Chicago. La armada de las siete naciones estaba sólo en la cabeza de White. Si bien, el nombrecito daría sentido a una de las canciones más importantes de lo que llevamos de siglo XXI. Ironías de la vida.

El caso es que la canción habla, muy en plan rockero, de queja, de hastío… Yo estaba mucho mejor cuando paseaba por la calle y ni el tato me conocía.

El mítico riff (la columna vertebral del tema) surgió en una prueba de sonido de Jack White en una gira. Para ser exactos, durante una parada en Australia.

Disco sencillo de Seven Nation ArmySonido de libertad

Pero, hay más: no podemos olvidar que este Seven Nation Army también salió a la palestra en protestas internacionales, durante la Primavera Árabe. Concretamente, en Egipto, donde se pudo escuchar hasta la saciedad, por parte de la gente. Allí se cortaron las comunicaciones sin ambages, pero la cultura ya había integrado un tema: éste de los White Stripes.

Que es parte de la cultura popular se pone, como última espita, de manifiesto, con su presencia en el piano que suena en la serie Westworld, por donde se han escupido ya notas de Nirvana, los Rolling Stones, Soundgarden, Radiohead y otros colosos de la música de las últimas décadas.

En Italia es algo más. De hecho, mil músicos la versionaron en el verano de 2016, en el estadio Orogel de Cesena. Lo del Rockin’ 1000 es de otra galaxia…

En las listas

La acogida de la canción por la crítica no pudo ser más que positiva. Pero también en las listas de éxito. Alcanzó el número uno en la de Alternative Songs de Estados Unidos y es una de las tres con mejor recorrido en la primera década de este siglo. En el Billoard 100 tan sólo ascendió hasta el 76.

Todo el mérito es de Jack que se puso pesado no, lo siguiente, para que la discográfica lo situara como el primer sencillo del trabajo. Algo que no veían en label. Tela.

El entusiasmo llovía a raudales. En New Yorker, se llegó a escribir que ésta, ésta sí señores, se convertiría en la segunda canción con riff de guitarra más conocida de la historia. Sólo superada por el Satisfaction de los Rolling. No iban desencaminados.

A partir de su publicación ha aparecido en numerosas listas, como la de Q, que la situaba en 2005 como la octava mejor canción de guitarra en la Historia. O NME, también ese año, apuntaba que era la quinta mejor de las 50 mejores de lo que llevaban de década. Rolling Stones, la ha colado en varios listados: así, en 2009 la situaba como la 21 mejor de la historia, y unos años antes, en su edición española (2006) la ponía como la segunda mejor del decenio entonces en curso. Radio 6 de la BBC colaba en la lista de los 100 mayores éxitos de la Música este Seven Nation Army… en el número 6.

El vídeo

Jack White y el batallón de esqueletos

Psicodelia en estado puro. El vídeo, que dirigió Alex and Martin, es un continuo tiro de cámara a través de un caleidoscopio, por el que circulan los dos componentes de la banda. El guitarra en mano, ella, con su imponente batería. Pero también un ejército de esqueletos. Sembrado todo el atrezzo con la estética roja y negra del grupo. Ah, y un elefante.Bart y los White Stripes

Todo artificio y luces. Algo mareante, la verdad. Pero un vídeo digno de una gran canción.

Y ya que estamos en lo audiovisual, memorable el momento Seven nation army de otro clásico moderno, The Simpsons. Un lujo para los sentidos.

Tip de instagram 7 nation army

FICHA

The White Stripes – Seven Nation Army

Grupo: The White Stripes

Disco: Elephant

Pista: 1

Cara B: Good to me

Duración: 3:52

Letra y música: Jack White

Productor: Jack White

Grabación:  Toe Rag Studios de Hackney, Londres, en abril de 2002

Lanzamiento como sencillo: 7 de marzo de 2003, en Estados Unidos. 12 de marzo de 2003, en Reino Unido.

Puesto más alto en listas: 1 (UK)

Discográfica: XL Records

Botón de Dale al play Botón de vídeoBotón de All Music Botón de letra

Chema Sánchez
Leer en www.musicandrock.com/contacto

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: