La mejor peor canción de los 90: Two princes, de Spin Doctors

La mejor peor canción de los 90: Two princes, de Spin Doctors

También te puede interesar: Mapa del sitio web

Un cuento de hadas moderno que fue el más radiado de 1993

Spin Doctors puede considerarse una banda de un solo éxito. O, como dicen los anglosajones, una one-hit-wonder. Si bien, tuvieron más hits reseñables. Pero, como decía aquél, que les quiten lo bailao. Con el tema Two princes, que publicaron en 1993, pudieron recorrer medio mundo y hoy esa canción sigue sonando en las radiofórmulas. Lo cierto es que hay quien por aquel entonces, recordemos años de esplendor del grunge, quiso encajar allí a este grupo, más que nada por su apariencia. Nosotros, que ya hemos visto el toro pasar, lo encuadraremos en un pop comercial que, dicho sea, triunfó.

Carátula del disco Pocket full of kryptonite

Sin embargo, Two princes fue escrita por el líder de la banda, Chris Barron, cuando sólo contaba con 19 años. Aunque la canción figure como compuesta por todo el grupo (que aportó sus arreglos). Pues bien, no fue su primer asalto a las listas de éxitos. Antes lograron meter la cabeza en ellas con Little miss can’t be wrong, que alcanzó el puesto 17 en Estados Unidos.

El tema fue un cañón y, de hecho, fueron nominados a los Grammy. En concreto, por la mejor interpretación rock a cargo de un dúo o grupo.

La canción tenía un tempo más rápido que el que finalmente hemos conocido, pero al llegar al estudio se percataron de que lo ideal era hacer simple el tema. Lo difícil es siempre hacer sencillas las cosas.

¿Qué nos cuentan?

Chris Barron, con quien coincidí hace ya muchos años, a principios de este siglo –vaya, cómo suena eso- en unas jornadas celebradas en la Universidad Pontificia de Salamanca supo aprovechar el momento. Lo demostró en aquel encuentro, organizado por el profesor Luismi Pedrero. De Barron se ha dicho mucho, pero la evidencia es que es un tipo que tiene muchas historietas que contar. Antes de instalarse en Nueva Jersey, vivió en Australia y Europa. Y en ese ir y venir por el globo, haciendo paradas en la geografía USA la canción tiene un trozo para un prison lover, que en realidad debería hacer referencia a un Princeton lover. Allí vivió el cantante.

Carátula del sencillo Two Princes

En esta canción da voz a un pobre príncipe que trata de convencer a una chica de que se case con él. “Cuando la escribí aún estaba saliendo de la niñez, y he sido un niño que ha amado todo lo referido a la magia, los reyes y los castillos, los príncipes, y todas esas cosas”, aseguraba en Songfacts Interview. De hecho, Barron asegura ser un fanático de todo lo que tiene que ver con las películas del universo Tolkien o con Sir Gawain and the Green knight.

“Tenía 19 años, era 1987”, recuerda Barron, quien agrega que “fui al Bennington College y entonces, la exmujer de mi padre, que aparece reflejada en Little miss can’t be wrong gastó todo el dinero que había previsto para mis estudios en un Ferrari Dino, de manera que al año tuve que volver a casa. Y, por ello, tuve que estar trabajando en un terrorífico restaurante llamado American Diner”. Lo recordaba el cantante en una entrevista.

Reconoce, además, un amor-odio hacia aquel single previo a Two princes,  que le ha permitido –él mismo lo dice- poner otro granito de arena para vivir de las rentas.

¿Cómo surge Two princes?

La historia de este tema comienza con una llamada telefónica que Chris Barron recibe mientras mira facturas en la casa que tiene en alquiler en Princeton.

Hay partes de la canción conocidas por todos los que la hemos escuchado, como el just go ahead now, que tienen su intrahistoria. En concreto, esa llamada a la acción (que dicen los marketinianos) parte de un muchacho llamado Mickett Wilder, hermano mayor del bajista Dave Wilder y amigo de la banda. Esa frase, a juicio de la banda, es la quintaesencia del éxito. Y de hecho, Barron lo ha dicho siempre que ha tenido ocasión.

Pero, ¿a qué viene? Cuando Chris Barron se cansó de ver facturas, acudió a trabajar, y allí recibe una llamada de una joven que había conocido en Secundaria que quería quedar. Él, pese a que reconocía que estaba loco por sus huesos, tenía dudas de si acudir o no.

Versión española de la caratula del sencillo Two Princes, de Spin Doctors, en su versión española

Hacemos un paréntesis: esto, al común de los mortales, os suena, ¿verdad? Excluid@s guaper@s…

El caso es que Mickett Wilder, que era algo mayor que Barron le dice “Sólo tira para adelante ahora”. Y eso hizo…

De modo que empieza a pulir la composición y llega a tocarla con el grupo local Blues Traveler. Ahí fue donde empezó Barron. Estos “colegas” le animan a irse hasta Nueva York. Y eso hace en 1988. “Con 100 pavos y una guitarra acústica”, recuerda el cantante, quien, además, reconoce no ser un “virtuoso” del magnífico instrumento. Pero ese era el inicio de la formación.

Tres años después firmaba con Epic Records, filial de Sony, por 250.000 dólares. Sacaban un EP y tiempo después ampliaban a LP…

Queridos u odiados

A ver, esto no es como aquí, en España. Donde odiabas a los Héroes del Silencio o los escuchabas hasta cuando te echabas la siesta.

Como he dicho, de Barron se ha escrito mucho. Bueno y malo. Recuerdo una entrevista firmada por Wilma Lorenzo en Efeme hace unos años en la que decía esto: “Si intentas contentar a todo el mundo, acabarás por no contentar a nadie. Ni a ti mismo. La única presión o responsabilidad que debes sentir es la de intentar ser honesto”. Ole, ole y ole. Sabias palabras.

Pero, voy a explicarme: el título que hemos escogido no es baladí. La crítica vivió dividida con esta canción. De hecho, lo estaba (y mucho, que dice hasta la saciedad ahora hasta el más tonto en cualquier medio audiovisual) hasta con el disco que la contenía: Pocket full of krytonite.

Y hubo, al parecer, a quien esta canción le quitaba el sueño desde que vio la luz. Concretamente, en la revista Blender situaron el temazo en el puesto 21 de las 50 peores canciones de la historia. ¡Venga ya!

Chris Barron, en Barrio Sésamo

No sería tan mala cuando Barrio Sésamo les invitó a participar. Cosa reservada para muy pocos. En aquel episodio llevaron a cabo una parodia de esta canción en la que dos príncipes (Elmo y Telly) coincidían en la importancia que tiene compartir. Y la tiene.

Jornada Música Pop y Medios de Comunicación, celebrada en 2002, con Chris Barron a la derecha
Jornada Música Pop y Medios de Comunicación, celebrada en 2002, con Chris Barron a la derecha

Aquella ola de éxito también les permitió grabar, en 1993, una versión de Have you ever seen the rain? de la Creedence Clearwater Revival para la película Philadelphia, que protagonizaron Tom Hanks y Antonio Banderas.

Tres décadas de carrera

Pero lo cierto es que, frente a lo que indicaba yo al principio de este artículo, la realidad es tozuda: Spin Doctors acumula casi tres décadas de carrera. De idas y venidas. De interruptus, amores y desamores. Pero de música, en definitiva. Y de esto trata este blog: M-Ú-S-I-C-A.

Aquel sencillo fue un pelotazo pop, con guitarras y todos los componentes que componen un hit, pero el disco era una suma de jazz, blues, funk, folk… y pop, sí, pop.

Como tantos otros que empiezan –o están consolidados- Chris Barron, Mark White, Eric Schenkman y Aaron Comess tuvieron la oportunidad de actuar en el Late Show de David Letterman. Y en el Saturday Night Live, en octubre de 1992.

115 semanas en lista

El éxito vino a partir de ahí. Llegaron a los puestos altos del Billboard. El termómetro del superéxito. Allí Two princes permaneció durante 115 semanas. Y, ya en 1995, contaba con 5 millones de copias vendidas. El álbum, en total, habrá vendido unos seis millones de copias y fue certificado por cinco veces como disco de platino.

Trasera del single Two princes

Pero no llegaron al número 1, básicamente porque el padre de Hanna Montana estaba dando la barrila de una manera intolerable con Archy breaky heart. Y lo más grave: no sólo en Estados Unidos. Y durante años…

Hoy Spin Doctors se reúnen cuando pueden y quieren, porque las prisas son malas consejeras. Sus cuatro fundadores siguen en pie de guerra, pero la música es una parte más de sus vidas. Hasta la fecha han publicado siete álbumes de estudio. Ninguno tan exitoso como el que les hizo traspasar la barrera del sonido.

Nuevas ediciones

Si bien los tiempos cambian, hay esencias que perduran. Y, curiosamente, Spin Doctors no había lanzado en vinilo el disco Pocket full of kryptonite. Hasta la fecha. Porque cuando salió a la venta, en 1991, sólo estaba disponible en casete y en compacto.

De hecho, se han liado tanto la manta a la cabeza, que hasta lo han sacado en vinilo ¡verde! Como lo oyes.

Anuncio en web de los vinilos en verde

Historias de discos

Tal como explica la banda, esta reedición es un proyecto junto a Seth Frank, presidente y fundador de SoundStageDirect. Un apasionado de los vinilos desde que empezó a trabajar, a los once años, en la Princeton Record Exchange, una tienda de discos en la que trabó amistad con Chris Barron cuando éste apenas contaba catorce o quince años. Como tantas veces hemos dicho por aquí… la música hace magia.

Cuenta Barron de esa amistad adolescente que un día entró en la tienda con tres dólares que había ahorrado duramente, y preguntó a Seth, ¿Con qué álbum realmente bueno puedo hacerme con esto, tiene que ser barato? Seth le siguió el juego y le permitió adquirir por 99 céntimos Live at Leeds, de los Who. Con el resto, pudo comprarse un trozo de pizza con cola cola.

Spin Doctors siguen girando y prometen seguir dando guerra. De hecho, este año han estado presentes en diferentes festivales. Les seguiremos de cerca. 

Tip instagram 2 princes de Spin Doctors

 

FICHA

Canción: Two princes

Grupo: Spin Doctors

Disco: Pocket full of krytonite

Posición en disco: 7

Duración: 4:16 (versión del álbum) y 3:26 (radio edit)

Publicación: 13 de abril de 1993

Discográfica: Epic – Sony

Autores: Spin Doctors

Productores: Spin Doctors, Peter Denenberg  y Frankie LaRocka.


Botón de Dale al play Botón de vídeo Botón de letra Botón de All Music

Sigue descubriendo (o redescubriendo, según las circunstancias) más canciones en Music and Rock

Te agradecería mucho que valorases este artículo. Tienes por aquí las estrellitas 😉

La mejor peor canción de los 90: Two princes, de Spin Doctors
4 (80%) 1 vote

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar panel