Peter Gabriel y la esperanza hecha música

Peter Gabriel y la esperanza hecha música

También te puede interesar: Mapa del sitio web

Don’t Give Up, un grito hacia la redención

La canción sobre el paro y los apoyos de verdad

Entrada dedicada a un gran seguidor de Peter Gabriel, Ángel Mirallas

Estamos ante uno de los tipos más comprometidos (de verdad) y pulcros de la industria discográfica. Y nos postramos ante una de las mejores canciones de la década de los 80. Sin ningún género de dudas. Un tema integrado en el alabadísimo So de Peter Gabriel.

So, disco de Peter Gabriel

Hablar de este talento británico es hacerlo de un tipo que empezó a cantar en Genesis con sólo 18 años y que pisó España, en su única actuación  con el grupo primigenio, a los 25. Aquello acabó demasiado pronto.

Pero Gabriel siempre ha estado fuera de cualquier molde, ha roto cánones. Ha sido un adelantado a su época (no sé cómo verá ésta que nos toca vivir). De hecho, se cuenta que un año antes de dejar Génesis, ya avisó de que dejaría la banda. Con abogado de por medio. Un tipo cuadriculado, pero carismático.

La consagración de un mito

Don’t Give up se publica en octubre de 1986 como el segundo single del álbum en el Reino Unido. Pero no aparecería (como quinto sencillo) hasta 1987 en Estados Unidos. Y allí derriba las listas de éxitos. Si bien su producción fue ardua. Gabriel pensaba que iba siendo hora: Su quinto trabajo en solitario sería su consagración. Y lo fue.

El tema se puede resumir de este modo: dos voces privilegiadas que se aman en esta canción. Para contar una historia que no pierde actualidad. El ánimo de superación humana. Y un problema de trasfondo: el maldito desempleo.

Es un buen tema para reflexionar, en estos tiempos. Días en que vamos “dopados” de amigos virtuales. Esos a los que apenas vemos…

Discreto paso por las listas de éxitos

Llegaría al número 9 del UK Top 75, donde permaneció once semanas. Tuvo dos versiones, una de seis minutos y medio y otras dos, de 6:07 en el sencillo de 12” y de cinco y medio. Ésta última para el radio edit. El primer sencillo del álbum fue Sledgehammer, una de las canciones más recordadas de este músico.

Esta canción, volvemos a Don’t Give up, parece aplicable a muchos instantes vitales. Es todo un compendio de sabiduría. De verdad. Mejor que un libro de autoayuda. Una joya por su sencillez, rotundidad y belleza.

En momentos en los que Gabriel seguía obsesionado con la tecnología –algo por lo que hay que darle las gracias-, lanzó este espectáculo sonoro. Digo esto porque las voces que de esta canción están entre las de mejor sonoridad del pop del momento. Pero hay que analizar el tema: ese bajo que suena…, su sonoridad… Música celestial. O eso me parece a mí.

Inspirada en el fenómeno Dust Bowl

Pero lo cierto es que la canción está inspirada en las fotografías de Dorothea Lange. Esta norteamericana recorrió las zonas afectadas por el fenómeno de la “Dust Bowl” (en español, tazón de polvo). Hablamos de uno de los peores desastres ecológicos del pasado siglo, concretamente en la década de los 30. Y como si de Hollywood estuviéramos hablando, ocurrió en Estados Unidos. Ya saben: atacan los marcianos, en EEUU, cae un cometa, también allí. Se descubre un tesoro… ¿dónde si no?..

Dust Bowl

El caso es que aquel fenómeno sí tuvo lugar en los US. Durante años de sequía (1932-1939), se dieron condiciones meteorológicas especialmente duras. Los años más desoladores fueron los que siguieron a 1934. Todo ello, tras un periodo de precipitaciones abundantes. ¿Les suena?

La acción del hombre predispuso el suelo hacia enormes ventiscas de polvo y arena. Tanto que el sol parecía por días haber desaparecido. La situación llevó a muchos habitantes a emigrar a otros estados, en particular al oeste. Los okis (así los llamaron, a ser procedentes de Oklahoma) emigraron en masa a California. Eso apenas resultó un botón de la muestra.

En esta tierra orgullosa…

El hecho en sí afectó a más de 400.000 kilómetros cuadrados, en particular en los estados de Texas y Oklahoma, pero también asoló zonas de Nuevo México, Colorado y Kansas. Sólo un dato más: las pérdidas alcanzaron los 440 millones de dólares (valor de 2017) al día en 1936. Si el tema interesa, no dejéis de leer Las uvas de la ira, de John Steinbeck, que poco después llevaría a la gran pantalla John Ford.

Pero el caso es que -eso dijo Gabriel- la canción nace de una imagen incluida en En esta tierra orgullosa. Así se titulaba el libro de imágenes de la fotógrafa Lange, que llegó a sus manos en 1973. De hecho, así arranca la canción… “In this proud land we grew up strong…”

Si bien, el autor llevó la letra a su terreno, y situó la frase hermenéutica de la canción en un desempleado que tiene problemas en casa. Desesperación, incomprensión, soledad son sólo algunos de los aderezos a la canción.

Cómo se gesta la canción

Para tejer este tema, Peter Gabriel no se partió mucho los cuernos. Pero demostró, como casi siempre, que era un adelantado a su época. Realizar ese vídeo que lo ilustra, en aquellos tiempos, demuestra que la creatividad siempre ha estado al lado de este inglés.

Y, como si se trataran de Pimpinela (pero en buen rollo) Kate Bush, que es quien acompaña a Peter Gabriel en este temazo, le da palabras de esperanza y futuro. Una llamada a la redención.

Peter Gabriel y Kate Bush

El vídeo, un abrazo continuo de seis minutos, además de cabrear a la entonces esposa de Gabriel, muestra las esencias de la canción. Insisto: voces y sentimiento. Miedo frente a apoyo. Dolor frente a amor y comprensión. Sentimientos a veces tan duros de casar.

El resultado no pudo ser mejor. Nació así una de las mayores canciones de esperanza de nuestro tiempo. “Reconocer el fallo es una de las cosas más difíciles que hemos de aprender en nuestra vida”, afirmó Gabriel, a colación de esta canción.

Y, por cierto: Qué bueno es tener cerca a alguien que haga eso. Que te anime, que te haga ver que las cosas buenas están bien y que las malas son mejorables. Todo está en esa máquina tan compleja que tenemos, llamada mente.

La grabación

El tema, además de bello, tuvo sus cosicas… Se graba el año anterior por Gabriel, y la voz de Kate Bush se agrega en febrero de 1986. Concretamente en el estudio personal del ex de Génesis, en Ashcombe House. Nada, un castillito de esos que se gastan en la Vieja Raposa.

Single de Don't give up

Después vendría el vídeo que, igual que el tema, no tiene grandes complicaciones, pero es de una fuerza colosal. Sus siluetas van girando en el sentido que marca la melodía y cada uno interviene en el momento preciso. Aquí, está claro, también había una enorme sintonía.

Duetos con diferente éxito

Peter Gabriel ha creído a lo largo de su carrera en los duetos, pero algunos han resultado auténticos fiascos. Por ejemplo el que protagonizó con su entonces pareja, la irlandesa Sinead O’Connor. Aquel Blood of Eden no le llegaba a la cintura a este soberbio Don’t give up.

Hay quien asegura que Peter Gabriel es detallista hasta el extremo y que eso hace que los que estén a su lado le califiquen de “complicado”. Fue el caso de Kate Bush en esta grabación que, por otra parte, a la autora de Wuthering Heights le volvió a aportar otros nuevos 15 minutos de gloria. Aunque Bush era mucha Bush. Sin duda.

Pero, hay que señalar que, como otros muchos buscaduetos, Gabriel intentó que el tema lo cantara Dolly Parton, pero ésta lo rechazó. Errores que se cometen, chica. Los segundos platos a veces son más sabrosos que los primeros. De modo que Bush, de la que ya hablamos en su día, logró un nuevo éxito de la mano de Peter Gabriel. El resultado, a la vista está.

Disco sencillo Don't Give Up

Y ya que estamos con duetos, hay que recordar que So incorpora más colaboraciones. Entre ellas, la de Laurie Anderson, en This is the picture. O la de Youssou N’Dour, cantante senegalés que años más tarde reventaría las listas de éxito con Sade. Su canción 7 seconds sería la culpable.

Un tipo listo, un bestseller de canciones

Don’t Give Up es la canción más recordada para muchos de Peter Gabriel en solitario, aunque tuvo éxitos soberbios como el citado Sledgehammer, Biko, Shock the money o Digging in the dirt, que también arrasaron en las listas de éxitos.

La canción ha aparecido en películas como El coleccionista de huesos o en la serie Miami Vice, más contemporánea al tema.

Aunque, hay que decirlo: al propio autor no era la que más le gustaba de aquel maravilloso disco. Sino que su favorita era Red Rain. Esa con la que arranca el LP.

La versión de Bono y Alicia Keys

El tema se las trae. Es rotundo, único. Y eso algunos artistas han sabido explotarlo, pese a que, como hemos dicho, Peter Gabriel no es precisamente muy amigo de ceder sus propiedades (intelectuales, se entiende). No tiene prácticamente ninguna de sus canciones de estudio en Spotify. El caso es que Keys y Bono grabaron en 2005 y lanzaron el 6 de diciembre de ese año una versión que sólo estuvo disponible en Itunes Estados Unidos. Los beneficios de la venta fue a parar a la ONG “Mantén un niño vivo” y llevaba una coletilla “por África”… Más dosis de redención.

También ha tenido otras versiones, en este caso con Peter Gabriel. Concretamente, la que grabó con Paula Cole, en 1993, y la coral con Ane Brun, que se incluyó en New Blood.

Ssi tenéis oportunidad os invito a escuchar la versión que de esta canción hizo la canadiense Feist con Timber Timbre. Con roles diferentes. Para gustos los colores. Ninguna versión supera a la original, obviamente.

El disco

So es el disco más comercial y menos experimental de Peter Gabriel. Fue muy bien acogido por la crítica y estuvo a punto de lograr el premio Grammy en la 29 edición… Pero el premio fue a parar a Paul Simon por Graceland.

Como curiosidad, hay que señalar que fue el primer álbum con nombre de cuantos hasta aquel momento había lanzado Gabriel. Cierto que no fue especialmente contundente: so significa de modo que, así que en castellano. Pero los anteriores son conocidos como 1, 2, 3, y 4. Ahora bien, fue el trabajo que le situó, definitivamente, en el olimpo de los dioses del pop-rock.

Sobre el músico

Hablar de Peter Gabriel es hablar de música. De músicas del mundo. De compromiso, de sentimiento musical. Estamos ante uno de los músicos que se recordarán dentro de muchos años, no sólo por su brutal carácter disruptivo, sino también por un amplio legado. De hecho, fundó su propia discográfica, Real World, tras lanzar So, con vistas a dar espacio a cantantes que, de otra forma, no habrían salido de su entorno. Como decíamos arriba… una persona con música en las venas y un abrasador corazón.

Su legado permanecerá.

Peter Gabriel letra de Don't Give Up

FICHA

Canción: Don’t Give Up

Grupo: Peter Gabriel & Kate Bush

Disco: So

Letra y Música: Peter Gabriel

Duración: 6:32

Posición en disco: 3

Discográfica: Geffen

Grabación: 1985

Lanzamiento: octubre de 1986

Producción: Peter Gabriel y Daniel Lanois

Género: Art Rock

Botón de Dale al play Botón de vídeo Botón de letra Botón de All MusicBotón con la imagen de partitura

Peter Gabriel y la esperanza hecha música
4 (80%) 1 vote

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar panel