Destripamos Honestidad Brutal de Calamaro<span class="wtr-time-wrap block after-title"><span class="wtr-time-number">13</span> minutos de lectura</span>

Destripamos Honestidad Brutal de Calamaro13 minutos de lectura

El disco doble más importante del pop en castellano, con ediciones especiales en su XX aniversario

El excelso trabajo que encumbró al músico argentino como artista de culto más allá de las radiofórmulas

Disco: Honestidad Brutal
Autor: Andrés Calamaro
Grabación: Mayo 1998 y febrero 1999, aproximadamente, entre Buenos Aires (estudios Gaucho, Circo Beat, Panda, El Pie, La Diosa Salvaje y Sound Designer), Madrid (Pet Fi, Sintonía y Red Led), Miami (Circle Sound y Crescent Moon) y Nueva York (Magnetic).
Número de canciones: 37
Sencillos: El día de la mujer mundial y Te quiero igual
Duración: 141:32
Gira: Honestidad Brutal
Productor: Andrés Calamaro y Joe Blaney
Lanzamiento: 16 de abril de 1999
Discográfica: Gasa. Dro East West. Warner Argentina

Honestidad Brutal: el disco dodecaédrico

Para un servidor, la música en castellano tiene un hito cumbre en este disco multidisciplinar. Dodecaédrico. Apoteósico. Un disco que deslumbra por la maestría de la interpretación. Y no hablo únicamente del teatral Andrés (no te enamores por primera vez) Calamaro.

Bueno, ya sabes que soy dado a los calificativos desorbitados en ocasiones. Pero este disco fue mucho más que un disco. Es un contenedor de canciones de maestro.

Es, sin ningún género de duda, la cima creativa de un artista único. Y, para un tipo futbolero como él (¿a quién se le puede ocurrir una canción tan magistral como la dedicada a Maradona, incluida en el primer disco del doble LP, con ese final estrambótico, que es ¡una imitación de Pujol!..), supone un gol por la escuadra.

Honestidad Brutal en la carrera de Calamaro fue algo así como lo que le ocurre a los futbolistas, que tras la adaptación, el fortalecimiento y la consecución de la técnica se convierten en estrellas. Este disco le llegó en el mejor momento, sin duda.

Calamaro fue estrellita, estrellado, estrella polar, y hasta aurora boreal… en fin, él solito líquido, sólido y gaseoso.

La cima creativa de Calamaro

Y ésta es su cima creativa.

Esto decía de él la RockdeLux de septiembre de 1999: Es éste un disco alimentado de mitos e historia, con ventanas abiertas a Bob Dylan, The Rolling Stones, Lou Reed, Bob Marley, Carlos Gardel o James Brown. Aquí hay blues, reggae, funk, ska, tango, dub, rancheras, bossa nova, soul y pop.

El Calamaro de Honestidad Brutal. Propiedad WEB Andrés Calamaro

Una pequeña selección de 37 temas

Honestidad Brutal es el modesto extracto de 37 temas ¡37!, sobre un total de un centenar de piezas compuestas. Un ejemplo real y contrastable de esta fuerza compositiva -en ese caso no tan certera- aparecería no mucho después, con el siguiente disco que publicó, El salmón. Ese LP contenía 103 piezas. Casi nada.

Pero, volviendo a Honestidad Brutal, el segundo disco en solitario del camaleón de Buenos Aires tras un sorprendente Alta suciedad que convenció al gran público en 1997 con joyas como Flaca, Loco, Media Verónica o Crímenes Perfectos, entre otros temas (hubo entre ambos algún long play con Los Enanitos Verdes y sembrado de singles junto Los Abuelos de la Nada, aunque en España aquello no tuvo especial difusión).

En resumen, tras aquel sorprendente gol al Getafe llamado Honestidad Brutal, este Messi de la música conquistaba a los seguidores del rock argentino, y la música en castellano en general con un álbum a la altura de ¿nadie? Un disco que, digamos… en un 75 por ciento de su contenido, es de matrícula de honor.

Calamaro anuncia ediciones especiales de Honestidad Brutal en FB, que es lo que se lleva ahora

Ediciones conmemorativas de Honestidad Brutal

De hecho, el propio Calamaro ya ha avanzado que trabaja en ediciones conmemorativas (serán bienvenidas), y, además, se encuentra embarcado en un gira para trasladar a los escenarios su último disco. Cargar la suerte, entre otros lugares, se pondrá en escena en Burgos, de la mano de la Fundación Caja de Burgos, el próximo 30 de mayo.

Gira Cargar la Suerte de Andrés Calamaro

Sólo recordaré que, a raíz de este trabajo, Andrés Calamaro fue el telonero de Bob Dylan en nueve conciertos que el Premio Nobel de Literatura de 2016 dio. Al acompañar a uno de sus referentes musicales, el genio argentino decidió no cobrar por las actuaciones.

Las entrañas de Honestidad Brutal

Ya hemos dicho que finalmente Andrés, tras no parar de escupir canciones (dixit en Son las nueve, ¡oh, qué tema sideral!), tuvo que sacar la criba. De una manera simbólica, decidió junto a por Dro East West, filial de Warner Argentina, incorporar 37 temas en un disco doble.

¿Y por qué 37? Eran los años con que contaba en aquel momento Andrés Calamaro.

Calamaro salía de una ruptura sentimental (Negrita lo refleja a la perfección)… ciertamente son canciones en las Andrés deja el corazón vomitado. Permitidme la expresión.

El aroma a Los Rodríguez que aún perduraba en Alta Suciedad se degustaba de otra manera en Honestidad Brutal.

No quiero ser el estúpido que llama a partir de las tres de la mañana, pero negra es mi corazón, que se desintegra… porque me falta lo más importante”.

De la mano de Andrés paseamos las calles de Buenos Aires (¿Pueyrredón y Santa Fé, por qué vereda camina usted?, El ritmo del lunes). Entendimos que es inmoral sentirse mal por haber querido tanto… que debería estar prohibido haber vivido y no haber amado (Jugar con fuego, oh si levantara la cabeza Gardel, la de besos que le habría dado a Andrés).

Interior del disco Honestidad Brutal

Paloma (o el oasis argentino) es, siempre, una alusión en las referencias de Calamaro a este disco. Por algo será…

Un álbum con dedicatoras incluidas

El álbum está dedicado a la memoria de Charlie Feiling, periodista y escritor argentino, fallecido un par de años antes, como consecuencia de una leucemia. Calamaro siempre tuvo alma de comunicador.

También a Virgilio Expósito, compositor de tango y pianista, uno de los mayores músicos del siglo XX en Argentina, también muerto en 1997. Y a Pepe Risi, fundador de Burning igualmente desaparecido en ese mismo año.

Los agradecimientos son muy numerosos (qué cuadratura del círculo), y entre los citados están sus compañeros de Los Rodríguez, Santiago Segura, Bunbury, Loquillo, Kiko Veneno, Jorge Valdano, Raúl (el jugador del Real Madrid por aquel entonces), piojo López (jugador del Valencia…), Santiago Auserón… En fin, todo el universo Calamaro.

Periplo completado para la grabación del disco

¿Dónde grabó Calamaro Honestidad Brutal?

La crítica musical se rindió al trabajo de su autor, no tanto el público masivo. Pero revistas poco dudosas de introspección como Rolling Stone ha situado reiteradamente este álbum entre los mejores del rock en castellano.

Calamaro también tiene un recuerdo a Sinatra. Contigo terminó el siglo. E incorpora al final del disco, un mapa con las idas y venidas acontecidas para la grabación del álbum. Madrid, Nueva York, Buenos Aires y Miami.

Por algo fue el disco más caro producido por DRO (se hablaba entonces de un desembolso de 250.000 dólares). Mereció la pena.

Entre los músicos que participaron en la obra estuvieron Augusto Herrera, Coti, Guillermo Martín, Candy Carmelo, José “El Niño” Bruno, Cucho Parissi, Gringui y Ciro Foglliatta.

Otros artistas que colaboraron en el trabajo fueron Los Auténticos Decadentes, Pappo, Gabriel Carámbula, Mariano Mores, Diego Armando Maradona (el 10), su hermano Javier Calamaro, Marc Ribot o Daniel Melingo.

Un libro sobre el disco Honestidad Brutal

La relevancia de Honestidad Brutal, para todo aquel que escuchaba música en aquel momento, está fuera de toda duda. Fueras más de rock, de pop, de flamenco… la maestría con la que Calamaro tocó tantos palos (el tango, de forma magistral), le hizo merecedor de muchos elogios. Comedidos, pero elogios. Y ya se sabe lo que en España (quizás no tanto en su Argentina natal) cuesta emitir uno.

Si bien, el tiempo ha ido poniendo en su lugar a este disco. Tanto que, en 2014 (15 aniversario del álbum), se lanzaba Honestidad Brutal o la Huida hacia adelante de Andrés Calamaro. Una obra, de 163 páginas, firmada por el burgalés Darío Manrique, dentro de la colección Cara B de la editorial Lengua de Trapo.

Libro sobre Honestidad Brutal

Puedes leer más sobre ese texto en este reportaje de Jot Down.

Mis aventuras con Honestidad Brutal

Honestidad Brutal es, en forma de disco compacto, para mí, uno de los grandes recuerdos de aquellos años de la Universidad -en Salamanca-.
Comprar este disco partió del convencimiento de un tipo con olfato musical, el bueno de Guillermo Barrón. Otro tipo de Burgos, que sabe como pocos en este país de música, y que además tiene un corazón como esas plazas de toros que tanto le gustan al Comandante. Con un oído alumbrado por los acordes de quienes escupieron al mundo Abbey Road.

Recuerdo como si fuera ahora mismo aquellas idas y venidas, entre clases, con mis dudas sobre si debía comprar o no aquel disco que quería con toda el alma. La oferta de lanzamiento en la extinta tienda de discos Radyre era especialmente atractiva. Chema al acecho. Pero los recursos, justitos. La de horas que pasamos por allí… y, sí, en aquella tienda compramos algunos de los mejores CDs que aún conservamos. Y qué buena inversión fue aquella.

Lo recuerda aquí este gran tipo, al que tengo también que agradecer algunas pinceladas de mi escasísimo bagaje musical (de escucha, que ya he dicho que no sé ni hacer sonar unas maracas).

Comentario de Facebook

En estos días en que se cumplen 20 años del lanzamiento del disco, pensé que no estaba de más recordarlo.

Un disco que lo cambió todo

No había sido un acérrimo fan del anterior Calamaro, ni siquiera de Los Rodríguez. Pero este disco lo cambió todo.

Cómo sería la cosa que hasta en octubre de aquel mismo año me animé a acudir al concierto que dio el gran Andrés (no te enamores por primera vez) en el Pabellón de la Alamedilla, el céntrico parque de la ciudad del Tormes, que aún no tenía el Wurzburg…

El concierto, al que acudí con amigos de la Universidad -y allí coincidimos con más- fue todo un espectáculo. Qué bien se ve el mundo con 21 añitos. En primera fila, sin preocupaciones excesivas.

Entrada concierto Andrés Calamaro 1999

El show tuvo un sonido terrorífico, pero me parece algo que hoy no me perdería por nada del mundo. Desde el principio.

De hecho, aún recordamos todos, el estado en el que se encontraba el telonero ya nos ponía sobreaviso. Andy Chango iba fino…Catalino. Y, ya se sabe, unos crian la fama y otros cargan la lana.

Andrés (no te enamores por primera vez) al que le han atizado en los últimos días por el mero hecho de opinar lo que le parece (Made in Spain), se le quiere. Como él quería a Maradona, “No me importa en qué lío se meta Calamaro… “. Lo mejor de todo, es que es una persona que tiene el culo pelao, permíteme la expresión, y se lo toma bien: “he sido trending topic”, escribía sobre el asunto en cuestión. Ese es el espíritu llegados a una edad.

Aquel día, en aquel concierto del que hablo, el genio de Buenos Aires podía ser funambulista con los brazos abiertos. Si le hubiéramos comparado con Chango.

Más contenido sobre Honestidad Brutal

El texto ya ves que no es precisamente corto, pero si te has quedado con ganas de más Honestidad Brutal, aquí te facilito dos buenos enlaces:

El análisis del autor, tema a tema.

O este otro que reportaba el propio Andrés Calamaro a Deepcamboya, web no oficial sobre el propio artista, que te recomiendo leer.

Entrevista con motivo de los 20 años del disco

Un disco que pudo habernos matado, para Clarín

PD(s). Quiero agradecer, tantos años después, a mi amiga Marta Arteaga el recuerdo que tendría, en 2000, cuando, entrevistando a Andrés, le pidió un autógrafo para un servidor. Un gesto que lleva poco, pero dice mucho. GRACIAS.

También a mi querida María San Emeterio, tan Calamariana siempre. Te echo de menos.

Como ves, amigo de Music and Rock, me rodeo de gente de mucha calidad y calidez humana.

Letra de Paloma, canción de Andrés Calamaro. Fotografía de Feli Jiménez
Letra

Lee más artículos como éste en Music and Rock.

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar panel
A %d blogueros les gusta esto: