Bohemian Rhapsody: buenas ideas, buenas palabras, buenas acciones

Bohemian Rhapsody: buenas ideas, buenas palabras, buenas acciones

También te puede interesar: Mapa del sitio web

Una recomendación: ve esta película… o te arrepentirás

Nota: 8,5/10

Caratula de  Bohemian Rhapsody

FICHA

Año: 2018

País: EE.UU., Reino Unido

Presupuesto: 52 millones de dólares USA

Estreno: 31 de octubre de 2018

Duración: 134 minutos

Título original: Bohemian Rhapsody

Idioma original: Inglés

Productora: Tribeca Productions

Distribuidora: 20th. Century Fox

Dirigida por: Bryan Singer

Reparto: Gwilym Lee, Lucy Boynton, Ben Hardy, Rami Malek, Aidan Gillen, Tom Hollander, Joseph Mazzello, Mike Myers.

Director de Fotografía: Newton Thomas Sigel

Guionista: Peter Morgan, Anthony McCarten

Montador: John Ottman

Música: John Ottman

Productor: Robert De Niro, Brian May, Jane Rosenthal, Jim Beach, Graham King

Actuación de Freddie Mercury

La película musical del año

Nos aventuramos hoy a hacer la crítica de Bohemian Rhapsody la película sobre Queen. Ocho años después. Porque ha permanecido más tiempo en la nevera que muchas series de televisión en España. Porque, sí amigos, por fin hemos podido disfrutar del filme.

Para valorar su impacto, bastará con decir que la canción que da nombre al filme está en la lista de las 50 canciones más escuchadas del mundo, según Spotify (3 de noviembre de 2018, 43 años después de lanzarse).

Para no destrozar la magia, trataremos de no aportar más de lo estrictamente necesario, pero sí una visión global de la cinta. Bastará señalar que está producida, entre otros, por Brian May (guitarrista de Queen), Jim Beach, alias Miami en la cinta (el manager más longevo del grupo) y el actor Robert de Niro, para darle un margen alto de fiabilidad.

Estamos ante un filme solvente que aborda la vida de Queen, con el foco puesto en su cantante, Freddie Mercury (1946-1991), pero con cabida para el resto de componentes de la banda.

Frente a las críticas severas que ha recibido la película, cabe señalarse que la esencia musical de la obra de Queen está magníficamente captada, aunque los acérrimos de la banda podrán echar en falta algún episodio.

La realidad es que la cinta se ha hecho desear por múltiples circunstancias, como los problemas que el estudio (la 20th Century Fox) ha tenido con el director Bryan Singer, quien no finalizó el rodaje. Lo haría Dexter Fletcher aunque no figura en los créditos.

El reparto

Del actor principal y eje troncal del filme, Rami Malek, hay poco que decir. Mejor dicho, mucho, muchísimo. Considero que fue un acierto su elección. Se habló con anterioridad de Ben Whishaw y de Sacha Baron Cohen, pero no habría tenido el punch del conocido intérprete de Mr. Robot.

La banda, Queen, en la ficción

Creo que los otros componentes del cuarteto Gwilym Lee (como Brian May), Ben Hardy (Roger Taylor) y Joseph Mazzello (como John Deacon) están por supuesto muy bien caracterizados, y hacen un papel solvente. Todos muy creíbles.

Si bien, Malek ya suena hasta para los Oscar y el resto -como en la vida real de la banda- ocupan un papel secundario.

Caras conocidas

En Bohemian Rhapsody aparecen otras estrellas en el elenco -alguna irreconocible-, como Mike Myers. Éste interpreta a un ficticio Ray Foster, el ejecutivo de la EMI que exige una obra comercial a la banda y discute a mediados de los 70 sobre el primer single de A night at the opera.

También se puede ver a Aidan Gillen (Meñique, en Juego de Tronos), como John Reid, el mánager de la banda entre 1975 y 1978. Igualmente, aparece Allen Leech (actor de Downtown Abbey). Este artista da vida al personaje de Paul Prenter, asistente personal de Mercury a partir de 1977 y para muchos el particular Yoko Ono de Queen

Lucy Boynton, que interpreta el papel de Mary Austin, además de deslumbrar por su belleza, da el toque real de lo que debió suponer la que fuera esposa del cantante de Queen en su vida. También muy creíble.

De Austin siempre se dice que, tras convivir con Mercury en West Kensington, pese a las ausencias prolongadas del cantante por sus giras, fue su verdadera amiga. Tal vez la única.

Live Aid 1985

La trama

La película recorre quince años. Concretamente, el periodo que va desde 1970, cuando Freddie Mercury trabajaba cargando maletas en Heathrow -el aeropuerto de Londres– hasta la actuación en el Live Aid, el 13 de julio de 1985.

Es conocida la procedencia parsi del cantante nacido en Zanzíbar y que su nombre originario era Farrokh Bulsara. En la película se tira de tópico para mostrar la cercanía con Jer, su madre, y las difíciles relaciones que el artista mantenía con Bomi, su padre.

Una de las frases que pronuncia éste al inicio de la cinta estará muy presente en la misma. Recrimina a su hijo que salga demasiado y no haga algo decente con su vida: Buenas ideas, buenas palabras, buenas acciones…

Esos tres principios son la columna vertebral del zoroastrismo.

Lo cierto es que en la película se muestra a un educado Mercury, que irá degenerando en su carácter y excentricidades por las compañías y la fuerza de su personaje. El real.

A las primeras de cambio aparecen May y Taylor, cuando
 Tim Staffell acaba de dejar la banda Smile que componían (marzo de 1970), momento en el que aparece Mercury… Y la historia de Queen echa la moneda en la máquina para iniciar partida.

La música, en la trama

No podía ser de otra manera. Un biopic sobre una banda de culto… Pues obviamente, la música juega un papel principal.

Incluso, con hueco para dos temas que no son de la banda: Sunshine of your love, de Cream, y Super freak, de Rick James. La primera, para ambientar los comienzos de la banda y la segunda, situada en la época de mayores excesos de Mercury. Concretamente, en aquella mítica fiesta llamada Sodoma, en el Hotel Fairmont, de Nueva Orleans, en 1978, que se recoge en la película.

A los de mi generación -más 90 que 80-, les sonará el riff de la segunda por el incombustible U can’t touch this, de MC Hammer.

Fiesta Sodoma de Queen
La fiesta celebrada en Nueva Orleans, recogida en la película

Y ciertas reflexiones. Como la que lanza el ficticio John Deacon, quien dice que “estadísticamente, es más probable que una banda se separe a que fracase”. Y si lo pensamos… es cierto. Como en los equipos de fútbol. Aunque en ocasiones, ambas cosas van a la par.

Así, antes de ver la que se supone que es la primera actuación del cantante con Smile, arranca la fanfarria de la 20th Century Fox, con el reconocido punteo del bueno de Brian May. A eso se le llama empezar bien una película.

Posteriormente se van sembrando las escenas de canciones conocidas de la banda, como una de las primeras -de hecho surge de SmileKeep Yourself Alive, Killer Queen o Fat Bottomed Girls.

Y surge, como no podía ser de otra manera, la cuestión sexual de Mercury. Pero… eso… eso, mejor verlo.

Otra actuación de Malek en la película sobre Queen

Bohemian Rhapsody

Fue real la discusión sobre el lanzamiento del primer single de A night at the opera, el impresionante disco que llevaron los muchachos de Queen a EMI-Pharlophone. Un trabajo que empezaron a grabar en los estudios Rockfield, al sur de Gales, pero que culminarían en Londres.

Como comentábamos, Mike Myers da vida al ejecutivo agresivo de la discográfica, que no quiere, ni por asomo, que Bohemian Rhapsody sea el sencillo principal del disco. Insiste en que seis minutos en la radio no tienen cabida. Sin embargo, en la película se ve cómo se abre camino al respecto.

Esta cinta recupera entre su banda sonora (ole) una canción apabullante que dedicara Freddie Mercury a Austin. Para abordar este Love of my life, se recurre a un Rock in Rio, el de 1985, aunque en la película se ambiente -para esa escena- en una época anterior.

Lo cierto es que la amiga del cantante ocupa un papel secundario, pero muy relevante en la frase hermenéutica de la obra, como así sería en la vida real del genial músico.

Otra imagen de la ficticia actuación en Live Aid

Concesiones

Convertido en una estrella, Mercury tenía esos pequeños defectillos de quien se cree estar por encima del bien y del mal. Retrasos, malas contestaciones…  Bacanales, drogas, sexo…

La película nos muestra una sesión que narra (ficticiamente, obviamente) cómo se gesta el We will rock you, tal vez la más conocida canción de Queen en la cultura popular, pero también obviamente no la mejor. Ni mucho menos.

En la cinta hay concesiones e ironías acerca de ciertos tópicos que revolotearon en torno a la banda, y que se ponen de manifiesto en la reconciliación que muestra el filme, tras la aventura en solitario de Mercury a mitad de los 80. Supuestamente, por un contrato de 4 millones de euros de la CBS. Las luchas intestinas por las composiciones, las posiciones en los temas, los egos… Por todas esas cuestiones se transita en la película, como por las adiciones del cantante y por las traiciones y malas compañías que tuvo. O su mala relación con una prensa empeñada en sacar del armario al artista que anunció que tenía sida y día después moría.

Los actores que dan vida a Freddie Mercury y Brian May, en la presentación del disco Hot Space (1982)

Pero el happy ending también está presente en la película, que nos muestra el rearme de la banda para actuar en el Live Aid. Aquella maravilla solidaria que se sacó de la manga Bob Geldoff y a partir de la cual se considera la actuación de Queen como una de las mejores de la historia.

Y eso que, como retrata la película, no eran los mejores momentos de Freddie Mercury.

Hay mucho más que ver en este trabajo de poco más de dos horas, que pasan casi en un chasquido.

Y no descartemos que haya más… que perfectamente podría haberlo.

Puedes leer más sobre Queen y otros grupos aquí

Bohemian Rhapsody: buenas ideas, buenas palabras, buenas acciones
5 (100%) 4 votes

Si quieres realizar un comentario, éste es el sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar panel